Saltar al contenido

¿Cómo limpiar y pulir la plata ennegrecida y oxidada? ¡Los 10 métodos más efectivos!

limpiar plata ennegrecida y oxidada

La plata es un gran material que puede decorar una mesa puesta y muebles, iluminando de forma natural los rincones que decoramos con bisutería y bisutería. Sin embargo, como todos sabemos, tiende a ennegrecerse y perder su brillo con mucha facilidad.

El proceso asociado con la pérdida de brillo de un metal se llama oxidación y ocurre principalmente cuando entra en contacto con el aire y otras influencias atmosféricas y ambientales.

El contacto con el sudor, el ambiente excesivamente cálido o húmedo, el alcohol, los perfumes sulfúricos y las lacas estropean nuestros objetos de valor, que se oscurecen y se vuelven opacos con el tiempo.

Así que veamos cómo limpiar la plata ennegrecida: hay muchos métodos, discutiremos aquí los que se sabe que son los más efectivos y los que nunca esperamos leer en una guía de limpieza de plata.

Vinagre, bicarbonato de sodio y papel de aluminio

Ya sabemos que el vinagre y el bicarbonato de sodio son indispensables en todos los hogares, especialmente cuando se trata de limpiar o quitar manchas. La limpieza de plata no es una excepción. Así que echemos un vistazo rápido a cómo pulir la plata con estos productos.

  • Vinagre. Cuando hablamos de vinagre, casi siempre nos referimos al vinagre de vino blanco: a diferencia del vinagre de sidra de manzana, en realidad contiene ácido acético, un agente natural que descompone la grasa y la suciedad mientras limpia.

Para limpiar tus cubiertos con vinagre necesitarás una olla, agua, un recipiente, papel de aluminio y sal gruesa. Cubra un recipiente con papel de aluminio y agregue sal gruesa.

Coloque los artículos a pulir directamente sobre la sal. Una vez que el agua esté caliente, viértela en un recipiente para cubrir tus artículos. Los primeros efectos aparecen después de unos pocos minutos.

  • Bicarbonato. Es la base de la mayoría de los productos químicos de limpieza de plata del mercado, pero también se puede utilizar en su forma natural. Para el procedimiento anterior, necesitará un recipiente adecuado para los artículos que está limpiando y una hoja de papel de aluminio para cubrirlo.

Una vez que el recipiente esté nivelado, llénalo con agua caliente a la que le agregas unas cucharadas de bicarbonato de sodio y sal de mesa. Después de sumergir sus joyas y cubiertos en la solución, simplemente espere una hora, retírelos y séquelos bien.

Quizás se pregunte por qué es necesario usar papel de aluminio. La respuesta es sencilla: las partes que ves ennegrecidas no son más que la transformación del metal en una sal de plata y azufre llamada sulfuro de plata.

  • Aluminio. Presente en la superficie de la lámina reacciona químicamente con la plata: mientras que el aluminio se oxida para formar sales, el sulfuro de plata pasa por el proceso contrario, reduciéndose a plata metálica, ese metal ópticamente brillante y lustroso cuya apariencia y encanto conocemos bien.

¡Usa lo que tienes en la despensa!

Hay formas realmente impensables de limpiar y pulir la plata casera: como metal, y por lo tanto como elemento químico puro (Ag es su fórmula en la tabla periódica de elementos), la plata reacciona con una cantidad significativamente mayor de químicos y reactivos en comparación con las moléculas complejas, tal como están presentes, por ejemplo, en objetos de plástico.

Como tal, puede haber momentos en los que pueda limpiar los cubiertos, como un anillo pulido u ocasionalmente amarillento, o un brazalete étnico particularmente oxidado, con las herramientas que normalmente guardamos en la despensa de la cocina.

  • Agua para cocer patatas: El almidón, como el aluminio, también es un excelente reactivo para el sulfuro de plata; Esto significa que transforma químicamente la parte ennegrecida del metal, devolviéndole su brillo original. Por lo tanto, limpia perfectamente el metal gracias a una modificación química que no daña a las personas ni al medio ambiente.

 

Hervir una patata grande; Filtra el agua de cocción con un paño de algodón y sumerge tus tesoros sin dejar que se enfríen. En media hora tus cubiertos estarán como nuevos de forma totalmente natural.

  • Salsa de tomate. Es una de las salsas más utilizadas: la presencia de tomate y vinagre la convierte en un alimento especialmente ácido y este ácido es muy útil para quitar manchas.

¿Cómo se pule la plata oxidada, negra o amarillenta, con salsa de ketchup? Solo utilícelo como cualquier limpiador de cubiertos dedicado.

Aplícalo sobre el objeto a tratar, déjalo actuar unos minutos… y obtendrás un resultado realmente inesperado.

La solución está en la nevera

Después de ver cómo limpiar la plata con productos que probablemente tengamos en la despensa, pasemos a los productos que encontramos justo en la nevera de casa.

  • Coca Cola, como el ketchup, es conocido por su alta acidez. De hecho, contiene una concentración bastante alta de ácido fosfórico (alrededor de 325 mg/l), lo que lo hace significativamente más ácido que el vinagre.

La presencia de ácido fosfórico lo convierte en un producto ideal para decapar y pulir metales.

Sumerja los cubiertos en coca cola, espere toda la noche y enjuague bien. Evidentemente, la elevada corrosividad de la bebida es incompatible con la presencia de piedras preciosas o procesos especialmente finos y delicados.

  • Cerveza. Puede ser tan útil y menos agresiva como la Coca cola; El procedimiento es el mismo pero se puede extender a artículos valiosos ya que la cerveza es mucho más delicada que la cola.
  • Limón. Especialmente cuando se mezcla con una cucharadita o dos de bicarbonato de sodio, es otro gran aliado para limpiar cubiertos. Humedezca un paño de algodón con una solución de limón y bicarbonato y limpie los cubiertos pulidos. Desde los primeros pasos verás cómo se desprende del objeto una sustancia verde: esta es la parte oxidada, el azufre, que se retira de la superficie.

La cola y la cerveza son excelentes para pulir artículos particularmente oxidados y ennegrecidos, pero requerirán al menos una noche para lograr el efecto deseado. Usar limón es mucho más rápido y presenta menos riesgos para las partes más delicadas de nuestras joyas de plata.

Tiza y pasta de dientes

pasta dentalHemos visto cómo pulir plata ennegrecida con lo que sea que haya en la casa, la despensa o el refrigerador. Sin embargo, existen otros dos métodos particularmente conocidos para limpiar los cubiertos.

  • Pasta dental. Esta siempre ha sido una de las soluciones de pulido más populares para la platería, especialmente cuando se trata de artículos muy pequeños como anillos, pulseras y diversas piezas de joyería.

¿Cómo se limpia la plata con pasta de dientes?

Es muy sencillo: con un paño o papel toalla si no es rugoso, aplicar una cantidad muy pequeña de pasta de dientes en las partes ennegrecidas de las piezas a tratar para cubrirlas. Verá mejoras significativas desde el primer paso.

Si lo desea, puede limpiar las superficies con un cepillo de dientes.

  • Amoníaco, que solemos tener en casa contra las picaduras de insectos en verano, también funciona muy bien como abrillantador de plata. Basta con pasar una esponja humedecida con agua amoniacal sobre los objetos, para que hasta los cubiertos en mal estado vuelvan a brillar.

Algunos consejos más

Sabemos que la plata es muy frágil. Si quieres evitar la limpieza frecuente o recurrir a la limpieza profesional (que se hace en un bidón idéntico al que usan los culturistas), es bueno que cuides bien tus joyas de plata.

Algunos factores son particularmente perjudiciales para la plata, en particular:

  • Azufre, que es directamente responsable de la oxidación del metal: por lo tanto, se aconseja no llevarlo en balnearios o cerca de aguas sulfurosas;
  • Laca para el cabello y cosméticos: nuestra pulsera de plata solo se puede usar después de aplicar maquillaje y productos para el cabello
  • Agua salada: lo siento, pero el nuestro las joyas de plata le temen al agua del mar; de ahí que sea preferible elegir otras joyas;
  • Sudor: Sería bueno no exponer el metal al sudor en absoluto, al menos es mejor limitar el contacto directo tanto como sea posible.

Por extraño que parezca, los tallos de flores y frutas podridas también tienen un efecto perjudicial en el brillo del metal. El yeso, en cambio, puede ser de gran ayuda en el mantenimiento de la cubertería: la tiza escolar, colocada en el cajón donde la guardas, absorbe el exceso de humedad, ralentizando el proceso de oxidación y, con ello, la necesidad de limpiar la cubertería demasiado grueso.

Deja un comentario