Saltar al contenido

Ganglios linfáticos occipitales agrandados: ¿qué hacer? Causas, Síntomas, Tratamiento

ganglios linfáticos occipitales inflamados

Los ganglios linfáticos son muy importantes para la inmunidad, ya que ayudan a filtrar las bacterias y los virus que pueden transmitir infecciones a nuestro cuerpo.

Estos ganglios linfáticos, que normalmente no son palpables, a menudo se hinchan: si aumentan de tamaño, es de esperar una infección.

La hinchazón no indica necesariamente nada grave, pero se deben observar para comprender qué causó esta hinchazón.

Los ganglios linfáticos occipitales están ubicados en la parte posterior de la cabeza, en la base del cráneo, cerca del occipucio y detrás del cuello.

¿Tiene uno o más ganglios linfáticos occipitales inflamados y quiere llegar al fondo de la causa?

Estás en el lugar correcto!

Sigue leyendo para saber más.

Qué son los ganglios linfáticos: una breve descripción

Los ganglios linfáticos forman parte del sistema linfático y juegan un papel fundamental en el sistema inmunitario de nuestro organismo: son capaces de interceptar y destruir las sustancias extrañas que circulan por la linfa y provocar infecciones más o menos graves. Podemos compararlos con pequeños purificadores de aire, tanto que a menudo se los denomina «filtros biológicos».

Occipital: estos son ganglios linfáticos ubicados en el cuello en la base del cráneo. Tu edema, médicamente definido»adenopatías cervicales‘, puede señalar varias enfermedades, algunas son inofensivas, pero otras son más graves. Averigüemos de inmediato cuáles son los principales síntomas y causas de los ganglios linfáticos occipitales agrandados.

Síntomas de un aumento en los ganglios linfáticos occipitales.

Los síntomas que pueden presentarse con un aumento de los ganglios occipitales son numerosos y están relacionados con la causa que provocó su aumento. Estos son algunos de los síntomas más comunes:

  • garganta seca y roja
  • Dolor de garganta
  • Fiebre alta
  • Nariz tapada (secreción nasal) o secreción nasal con dificultad para respirar
  • bajando la voz
  • toser
  • garganta irritada
  • dolor de oído (dolor de oído)
  • difícil de masticar
  • occipucio hinchado
  • cansancio y agotamiento

síntomas más comunes

Cómo diagnosticar los ganglios linfáticos occipitales agrandados

Para saber si los ganglios linfáticos del cuello están inflamados, el primer paso, además de prestar atención a uno o más de los síntomas enumerados anteriormente, es sentir el cuello: cuando los ganglios linfáticos están inflamados, son extremadamente palpables. Por decirlo un poco, parecen frijolitos.

Por lo tanto, con solo tocar el cuello, inmediatamente notamos su presencia. En el futuro, es recomendable consultar a un médico que pueda identificar la causa que desencadenó el proceso de agrandamiento de los ganglios linfáticos. La terapia solo puede comenzar una vez que se ha realizado el diagnóstico.

Pero, ¿cuáles son las principales causas de la inflamación de los ganglios linfáticos occipitales? ¡Sigue leyendo y lo descubrirás!

Causas del agrandamiento de los ganglios linfáticos occipitales

1. Faringitis

La faringitis es la inflamación de la faringe en la parte posterior de la boca. En pocas palabras, esto es a lo que más comúnmente nos referimos como angina. Hay varios virus y bacterias que pueden causar faringitis, como los rinovirus, los adenovirus o incluso los coronavirus. En la faringitis, los ganglios linfáticos cervicales superficiales están particularmente aumentados de tamaño.

2. Laringitis

Así como la faringitis es la inflamación de la garganta, la laringitis es la inflamación de la laringe, la parte de la garganta donde se encuentran las cuerdas vocales. Aquí, también, la inflamación puede ser provocada por varios virus y bacterias. Asimismo, el uso excesivo de la voz puede derivar en laringitis.

3. Amigdalitis

Con la inflamación de las amígdalas, los ganglios linfáticos cervicales, submandibulares y yugulares-bigástricos se hinchan principalmente. Una vez más, la causa puede ser un simple virus de la gripe, un coronavirus, un rinovirus, un adenovirus o un virus de Epstein-Barr.

la faringitis

4. Infección del oído

La otitis media, más conocida como dolor de oído, puede ser de dos tipos:

  • otitis media, consecuencia de infecciones bacterianas;
  • Otitis externa causada por infecciones fúngicas o micosis.

Reconocemos la otitis con bastante rapidez cuando se hinchan los ganglios linfáticos del oído posterior o los ganglios linfáticos cervicales superiores, es decir, los más cercanos a los oídos.

5. Mononucleosis, rubéola, varicela, gripe

Varios virus pueden causar estas enfermedades: el virus de Epstein-Barr para la mononucleosis, el virus de la rubéola para la rubéola, el virus de la varicela-zoster para la varicela y el clásico virus de la influenza.

Se conocen enfermedades virales, de las cuales todos sufrimos en la infancia. La inflamación de los ganglios linfáticos del cuello indica inmediatamente el desarrollo de una infección, a menudo junto con otros ganglios linfáticos: por ejemplo, con la mononucleosis, los ganglios linfáticos ubicados en la axila y la ingle a menudo también se hinchan.

6. Picaduras de insectos

Seguro que no te has puesto a pensar en esto, porque incluso una banal picadura de insecto podría provocar un aumento de los ganglios linfáticos del cuello. Si la picadura o picadura de insecto está en o cerca de la garganta, si está infectado, los ganglios linfáticos pueden hincharse porque este último desencadena una respuesta inflamatoria.

7.SIDA

Llegando a casos más serios, los ganglios linfáticos occipitales inflamados junto con los ganglios linfáticos inflamados también en la parte posterior de la cabeza, es decir, detrás del cuello y las axilas, todos los cuales son fácilmente palpables, pueden ser un signo de la etapa temprana del SIDA, así como persiste la etapa posterior al período de latencia de la enfermedad.

¿Cuándo es el momento adecuado para ver a un médico?

Como ya has leído, las causas que provocan un aumento de los ganglios linfáticos occipitales son de diferente naturaleza, algunas son inofensivas, otras pueden ser mucho más graves. ¿Cómo debemos comportarnos entonces? En primer lugar, nunca deben subestimarse precisamente porque la respuesta inflamatoria que provocan puede ser una llamada de atención de algo que debe abordarse lo antes posible.

Especialmente si los ganglios linfáticos persisten, si otros ganglios linfáticos del cuerpo también están inflamados, y no solo los presentes en el cuello, si se presentan síntomas como fiebre, dificultad severa para tragar y masticar o dolor de muelas, dificultad para caminar. eliminado, es imperativo ver a un médico inmediatamente.

póngase en contacto con su médico.

Qué hacer con un aumento en los ganglios linfáticos occipitales: terapia

Solo un médico puede elegir la terapia adecuada para usted con la inflamación de los ganglios linfáticos occipitales, porque, como ya le dije, las causas que lo provocan son diferentes en sí mismas, no podemos entender si es una simple gripe o algo similar. a los que hay que prestar especial atención.

De hecho, si los ganglios linfáticos de la garganta están inflamados por la gripe común, descansar unos días y tomar analgésicos puede ser suficiente. Sin embargo, casos más graves, como el cáncer de garganta o el SIDA, requieren tratamientos más agresivos y dirigidos que solo pueden ser determinados por un especialista. En pocas palabras, los ganglios linfáticos occipitales inflamados no deben subestimarse y su importancia clínica depende de la causa de la inflamación.

Deja un comentario