Saltar al contenido

Tras 62 años juntos, ellos murieron a causa del coronavirus el mismo día: «Los ha reunido Dios»

 

La pandemia COVID-19 continúa causando amargos momentos después de pasar por todo el mundo. Todavía no hay respiro y cada vez más gente muere. Esta vez, han sido un par de ancianos que han estado juntos a lo largo de 62 años. Sus defunciones se produjeron con pocas horas de diferencia.

Permanecieron unidos la mayor parte de sus vidas y se despidieron. Antonio Manuel Emboava, de 83 años, y María de Lourdes de Paula Emboava, de 76, murieron en 11 horas, por lo que su familia se sintió ligada a Dios, en vida y en muerte.

El 28 de septiembre Antonio murió alrededor de las 5:30 de la mañana y María a las 6:30 de la tarde del mismo día, según sus hijas. Dejan una gran familia de 10 hijos, 27 nietos, 26 bisnietos y 5 bisnietos.

En el momento en que esta pareja de Artur Nogueira, una ciudad del estado de Sao Paulo en Brasil, recibió el diagnóstico de coronavirus, las alarmas se dispararon en su familia. Debido a la edad de ellos, se preveían los peores pronósticos.

«Perder a un padre por una madre es una herida que está dentro del pecho de las personas. Hay que rezar mucho con Dios. Pedir mucha fuerza para que Dios pueda consolar nuestros corazones», declaró una de las hijas, Valdete Emboava, de 53 años, en una conversación con G1 Globo.

Valdete, fiel creyente en la fe cristiana, tiene la seguridad de que la unión de sus padres a lo largo de más de 6 décadas ha sido un acontecimiento de Dios. Hoy en día, ellos descansan con él en armonía.

«Crecieron juntos, se casaron. Ni siquiera la muerte separó a mi madre y a mi padre, mira qué bien. En el mismo día fueron ambos. Eso fue Dios», dijo la hija.

La madre de ella estaba a punto que cumpliera 77 años. Sin embargo, su hija cree que su tiempo ha llegado y que ha logrado todo lo que ha querido durante su vida. Valdete dijo que su madre no podía soportar estar viva sin su fiel compañero.

«Lo que tenía que hacer aquí, lo hizo, así que era hora de que ella también se fuera. En pocas horas la recogieron también (…) Si el cielo no gana, no creo que nadie más lo haga», dijo.