SUSCRÍBETE A MUCHO MÁS QUE UN BUEN CAFÉ Y RECIBE UNA MÁQUINA NESPRESSO POR 1 € Saltar al contenido

Aprender a andar con una o dos muletas, o con un bastón

cómo andar con un bastón, con dos muketas o una

Cuando por razón de edad, o cuando sufrimos una lesión en las extremidades inferiores que nos impide caminar, existen ayudas que nos pueden facilitar esta tarea. Las más comunes son las muletas, sobre todo si has tenido una lesión o una operación y te toca recuperarte. Los bastones son otro elemento que ayuda a desplazarse, aunque generalmente se utilizan más en la vida cotidiana, es decir, son un elemento básico para las personas que se estresan en sus movimientos diarios.

Pero, ¿se utilizan correctamente las muletas y los bastones, en qué mano deben usarse, cómo deben utilizarse para que el desplazamiento sea más agradable? ¿Qué precauciones hay que tomar al utilizarlos?

A continuación trataremos de responder a todas estas cuestiones.

Cómo caminar con bastón

En primer lugar, es importante saber que existen dos tipos de bastones: los más comunes, con un solo apoyo, y los que tienen un cuerpo terminado en cuatro pies, lo que los hace mucho más estables, pero también más incómodos. Sea cual sea la que elijas, la mano que la sostenga debe ser la del lado opuesto de la pierna que está en mal estado. En otras palabras, el bastón debe estar cerca del miembro sano.

Cuando caminamos, balanceamos simultáneamente los brazos delante de la pierna que avanza. Por ejemplo, cuando das un paso con la mano derecha, el brazo izquierdo que sostiene el bastón absorbe parte del «impacto» que se produce al caminar. Si te paras y trabajas de forma estática, obviamente es mejor sujetar el bastón con tu mano dominante, la derecha si eres diestro y la izquierda si eres zurdo, ya que esto te dará más estabilidad si necesitas utilizar la otra mano para otros fines.

Consejos para caminar con bastón

  • Debes caminar siempre con la cara hacia adelante, como lo harías normalmente. No se puede mirar a los pies todo el tiempo.
  • La empuñadura debe estar a la altura adecuada y la muñeca del brazo debe apoyarla de forma que el codo se doble ligeramente al sujetarla.
  • No apoyes todo tu peso en la barra, es sólo una ayuda.
  • Cuando cambies de dirección, apóyate en tu pierna fuerte para tener estabilidad.
  • Al subir las escaleras, la pierna fuerte debe ir en primer lugar para no tener problemas para levantar el cuerpo. El bastón sólo debe proporcionar equilibrio cuando se coloca el miembro lesionado o débil.
  • Por otro lado, al bajar las escaleras, debes apoyar primero la pierna débil con el bastón y bajar la pierna fuerte a un lado.

Además de estas órdenes, también es aconsejable llevar calzado antideslizante y sin tacones, comprobar que el suelo de la casa está libre de peligros (por ejemplo, alfombras sueltas…), etc.

Cómo caminar con muletas

En caso de que tengamos que usar muletas, también hay formas para ello, para que sea más seguro y mejor. Es importante saber que caminar con una muleta simple es muy similar a caminar con un bastón, salvo que la muleta ofrece más apoyo. Tanto si subes como si bajas las escaleras, las subes o las subes, las reglas son las mismas.

Si utilizas ambas muletas, primero debes asegurarte de que son de nuestra talla. Esto significa que los hombros mantienen su posición cuando los colocamos cerca del cuerpo y que no tenemos que bajarlos o levantarlos.

En este caso, los consejos más importantes son las siguientes:

  • Mira siempre al frente. Esto es más importante que usar un bastón o una muleta, ya que mirar al suelo puede ponerte nervioso.
  • Mantenga una postura erguida. No se incline hacia delante, ya que puede provocar una caída.
  • Al mover las muletas, éstas deben estar paralelas a cada pie, pero unos centímetros por delante del mismo.
  • Asegúrate de que tus muletas están bien sujetas.
  • La goma debe estar en buen estado. La goma debe adherirse perfectamente, porque una caída puede ser muy peligrosa. Comprueba también de vez en cuando que las muletas están en buen estado y que no se ha soltado ningún tornillo. Cualquier precaución es insuficiente.

Por último, es importante distinguir si se pueden apoyar ambos pies al caminar con muletas o si sólo se puede utilizar un pie. Como se explica en la página web de la Fundación ONCE para personas con discapacidad, ambas son compatibles:

  1. Al ponerse de pie, todo el peso debe recaer sobre la pierna sana y las dos muletas. Si está de pie, debe tener tres apoyos (dos muletas y un pie o una muleta y ambos pies).
  2. Al caminar, utilícelos y avance con una pierna sana, ya que la otra no tiene apoyo.
    Siempre hay que utilizarlas cuando se suben o bajan escaleras. Primero un pie sano, luego las muletas.

 

Pero si se puede apoyar una pierna…

  1. Al ponerse de pie, todo el peso debe descansar sobre la pierna sana y las dos muletas.
  2. Para caminar, hay que usarlas y luego recorrer la distancia con una pierna sana, ya que la otra no es compatible.
  3. Siempre hay que utilizarlas cuando se suben o bajan escaleras. Primero un pie sano, luego las muletas.

 

¿Te ha parecido útil esta comparativa?

Deja un comentario