SUSCRÍBETE A MUCHO MÁS QUE UN BUEN CAFÉ Y RECIBE UNA MÁQUINA NESPRESSO POR 1 € Saltar al contenido

¿Hielo en el frigorifico o la nevera? Principales causas y soluciones.

hielo en el grigorifico congelador, solución

¿Quién no ha abierto un frigorifico o nevera y se ha encontrado con una costra de hielo en su interior o, peor aún, con una pared entera llena de estalactitas?

La formación de hielo en el frigorífico no es necesariamente un problema poco común; al contrario, suele ser previsible y bastante normal. La humedad del aire se condensa y se acumula en las partes más frías del frigorífico, especialmente en la parte trasera del aparato.

Veamos las causas y las posibles soluciones a un problema muy común: el frigorífico se congela por dentro.

Esto puede ocurrir en todo tipo de frigoríficos, independientemente de que sean estáticos, ventilados o congeladores.

A continuación encontrará instrucciones sobre cómo solucionar el problema de congelación para diferentes modelos de electrodomésticos.

¿Qué tipo de nevera o frigorifico tienes?

Los frigoríficos estáticos son los más comunes en nuestros hogares. En estos modelos, el sistema de refrigeración se basa en uno o varios motores para enfriar los compartimentos del frigorífico y del congelador.

Los frigoríficos de este tipo deben descongelarse al menos un par de veces al año, un proceso que, por desgracia, debe hacerse manualmente y con paciencia. De hecho, la formación de escarcha en los frigoríficos estáticos es bastante normal: cuando se enfrían sin convección, se forma condensación, que se convierte en hielo al enfriarse.

Este no es el caso de los frigoríficos con ventilación estática: en este caso, el ventilador distribuye el aire frío de manera uniforme, por lo que la formación de hielo en las paredes de la unidad puede indicar un problema. Al igual que con los frigoríficos estáticos, la descongelación debe realizarse al menos cada seis meses, especialmente si se observa que se sigue formando hielo.

El único tipo de frigorífico que no requiere este tipo de mantenimiento es el llamado «sin escarcha», en el que las propias cámaras se descongelan regularmente. Por lo tanto, la formación de escarcha en el interior es un fenómeno temporal, ya que existen evaporadores que eliminan la humedad por completo.

Así pues, vamos a descubrir cuáles son las principales causas de la formación de escarcha en el frigorífico, cuál es el problema y cómo solucionarlo.

Presta atención a cómo utilizas tu frigorifico o nevera

Aunque pueda parecer extraño no saber cómo funciona un electrodoméstico tan importante como un frigorífico, es útil saber que ciertas acciones pueden afectar o cambiar su buen funcionamiento.

Los problemas con la nevera dependen muy a menudo de nuestro comportamiento poco correcto. Así que vamos a ver las razones por las que se congela el frigorífico y empezaremos por los problemas causados por un uso inadecuado.

  • Temperaturas exteriores excesivamente altas: Al instalar el frigorífico, hay que seguir las instrucciones del fabricante, que con demasiada frecuencia damos por supuestas. Por ejemplo, el frigorífico no debe colocarse cerca de fuentes de calor, como cocinas y hornos, sino en una habitación bien ventilada.

Si el aire exterior está demasiado caliente o si la circulación de aire es insuficiente, el compresor intentará enfriar el aire, lo que supone un esfuerzo para los motores y el resto del mecanismo de refrigeración.

Con el tiempo, esto afectará al funcionamiento del frigorífico, y uno de los primeros signos de este problema es la formación anormal de hielo en las paredes del frigorífico.

  • La puerta se abre demasiado a menudo: Puede parecer una tontería, pero una de las razones más comunes por las que la nevera no funciona es nuestro propio mal comportamiento.

Cada vez que abrimos la puerta del frigorífico, la temperatura interna aumenta, obligando al mecanismo a reiniciarse cada vez. Con el tiempo, esto reduce la funcionalidad del frigorífico, que debe abrirse con la menor frecuencia posible y sólo durante el tiempo que sea necesario.

En resumen, no debes sentarte a meditar frente a la puerta abierta de la nevera.

  • Alimentos demasiado calientes o húmedos en el compartimento del frigorífico: Si coloca alimentos calientes o demasiado húmedos en el compartimento del frigorífico, se libera mucha humedad y se forma condensación y hielo.

El problema puede solucionarse utilizando recipientes herméticos especiales que retengan la humedad o teniendo un poco de cuidado.

Estas son las causas de la formación de hielo en el frigorífico, que se debe principalmente a nuestro mal comportamiento y afecta a la funcionalidad y eficiencia del aparato, independientemente de su tipo y modelo.

Veamos ahora otras posibles causas de la formación de hielo en el interior del frigorífico y cómo eliminarlas.

Otras causas de la formación de hielo

Hemos comprobado que una de las causas más comunes de la acumulación de hielo y escarcha en el interior de su frigorífico es un comportamiento inadecuado. Pero a veces un frigorífico puede estropearse o pueden surgir otros problemas. Veamos lo que ocurre:

  • Un termostato mal ajustado: Ya sea un simple dial con números o una complicada pantalla en la puerta del frigorífico, el termostato es el elemento que regula la temperatura del interior de su frigorífico. Es fácil ver lo importante que es ajustar la temperatura correcta.

Una de las causas más comunes de la congelación en la parte trasera del frigorífico es un ajuste incorrecto: especialmente en verano, cuando el frigorífico está lleno y hay alimentos y bebidas frías en él todo el tiempo, el termostato puede estar ajustado demasiado bajo.

En este caso, es necesario aplicar más enfriamiento al aparato, lo que provoca inicialmente la formación de hielo y, en consecuencia, una clara reducción del rendimiento y la capacidad de refrigeración.

Sin embargo, en estos casos, basta con reducir la temperatura del termostato para eliminar la capa de hielo, que impide el funcionamiento del aparato.

  • Drenaje de condensado obstruido: Observará que hay una fuga en la parte inferior del frigorífico, en la pared trasera del mismo, que termina con un agujero. Este pequeño orificio es la entrada al desagüe, que debe recoger toda la condensación que se forma de forma natural en el interior del frigorífico y evacuarla fuera del compartimento del mismo.

Puede ocurrir que, a causa de los depósitos y la suciedad o porque haya caído algo en la tubería de desagüe, ésta se obstruya y no se pueda evacuar el exceso de humedad, que acaba convirtiéndose en hielo.

Por lo tanto, es importante asegurarse de que la condensación se drena cuando se limpia la nevera.

  • Juntas defectuosas: Si las juntas de la puerta del frigorífico están sueltas, el aire exterior se colará en el compartimento de refrigeración y se formará hielo casi inmediatamente.

Las juntas deben limpiarse periódicamente con vinagre y agua y deben inspeccionarse cuidadosamente. Si buscas consejos sobre cómo comprobarlo, algunos recomiendan introducir una linterna en el compartimento para asegurarse de que no sale luz por la parte trasera, pero un mantenimiento rutinario regular puede ser suficiente para descartarlo.

Si sigues las instrucciones anteriores, probablemente habrás resuelto el problema de la formación de hielo en tu nevera.

Pero también vemos menos casos en los que la nevera se congela en determinados lugares de las paredes. En estos casos, como veremos, puede tratarse de frigoríficos de lujo con tecnología No Frost.

¿Dónde se forma el hielo?

Es importante observar detenidamente dónde y cómo se forma el hielo para diagnosticar el problema correctamente.

Si notas que tu nevera se congela en un lugar de la pared trasera, probablemente se trate de una fuga de gas refrigerante en el circuito que suministra aire frío al compartimento.

La fuga se congela casi inmediatamente: para asegurarse, basta con retirar la capa de hielo y comprobarlo al cabo de unas horas. La transformación del hielo en el mismo lugar es casi instantánea.

Una fuga de gas también puede manifestarse en un aumento del nivel de ruido del frigorífico debido al sobrecalentamiento del compresor, que se ve obligado a bombear mucho más aire en el compartimento de refrigeración cuando el termostato está ajustado al mínimo.

Este problema debe ser comunicado a un profesional que sabrá cómo solucionarlo.

Y si la escarcha se forma en la esquina más cercana al congelador, hablamos, por supuesto, de frigoríficos combinados con un congelador por encima o por debajo de la nevera, el problema puede ser peor de lo esperado.

En este caso, es posible que las tuberías de retorno que transportan el frío del congelador hacia y desde el frigorífico se dañen debido a las bajas temperaturas a las que están constantemente expuestas. En este caso, no se puede hacer mucho: la nevera está prácticamente tirada.

Consejos para una nevera de primera clase

Está comprobado que muchas de las averías que atribuimos a un frigorífico estropeado son en realidad causadas por nuestro propio mal comportamiento, por ejemplo, un mantenimiento o limpieza inadecuados del interior y los accesorios del frigorífico.

Para evitar tener que sustituir el aparato antes de tiempo o vivir con un frigorífico roto o que funciona mal, es conveniente prestar atención al uso diario.

No asuma que comprar un frigorífico con función de congelador es la solución definitiva al problema de la formación de hielo. Si un frigorífico con función de congelador forma cantidades excesivas de hielo, es casi exclusivamente en el compartimento del congelador y casi con toda seguridad por las mismas razones que en los modelos estáticos o ventilados.

El estado de las juntas, las puertas demasiado largas y los alimentos demasiado calientes son las principales causas de la formación de hielo en los frigoríficos y congeladores.

La buena noticia es que casi todas las averías pueden corregirse con un poco de cuidado y siguiendo las instrucciones de mantenimiento y uso del aparato.

Otros artículos que te pueden interesar:

¿Te ha parecido útil esta comparativa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *