Los veranos en España dentro de 30 años pueden registrar olas de calor con temperaturas de hasta 50ºC, períodos de sequía, fuertes lluvias y periodos nocturnos tropicales que pueden durar más de dos meses en lugares del Mediterráneo, Cadíz, Sevilla, y la ciudad autónoma de Melilla.

Como se indica en un informe realizado por eltiempo.es, el final de la primavera de 2050 podría traer consigo impactos considerablemente progresivos de cambio ambiental.

El informe advierte que si un cambio climático antinatural no se limita a una expansión de 1,5 grados y que este límite se supera, podría tener resultados de gravedad en algunos lugares de España en las próximas décadas.

En particular, alude a los impactos, por ejemplo, sobre la dificultad de descansar debido a la expansión de las tardes tropicales, el aumento de la temperatura normal o las inundaciones debido a las precipitaciones abrumadoras, son sólo algunos de ellos.

En su vaticinio, plantea que los veranos del 2050 se caracterizarán por temperaturas extremadamente altas, con una estación «que se sumerge en una ola de calor» con valores que podrían llegar «con facilidad» a 42ºC en Madrid, 45ºC en Valencia y Santa Cruz de Tenerife, 44ºC en Bilbao, y hasta 49ºC podrían alcanzarse en Sevilla y Córdoba.

 

Temperaturas nocivas para la salud y el bienestar

Incluye que el patrón es que las olas de calor aumenten en recurrencia y potencia y que los valores estarán por encima de los límites que tenemos hoy en día. De hecho, es igualmente predecible que la expansión de las temperaturas elevarán el límite respecto a las olas de calor actuales.

El informe aclara que mientras que en Madrid en el año 2020 se deben superar los 39ºC para que se vea como una ola de calor, en 30 años este valor será «cada vez más normal» y los 39ºC y 43ºC en territorios, como la zona del valle del Guadalquivir.

La duración de las olas de calor se agravará, a pesar de que en la actualidad las olas de calor más largas no suelen sobrepasar más de una semana en Madrid, Barcelona o las Islas Baleares, en ese momento podrían llegar a los 11-13 días en 2050. Las olas más largas podrían durar unos catorce días en las zonas interiores de España y más de 20 días en la costa del Mediterráneo.

Lo que define a una ola de calor, es que por lo menos durante 3 días, el 10 por ciento de las estaciones debe superar el percentil 95 sobre las temperaturas máximas para los períodos de julio y agosto. Desde 1975 ha habido 57 olas de calor en nuestro país y el patrón es que aumenten en recurrencia y fuerza.