SUSCRÍBETE A MUCHO MÁS QUE UN BUEN CAFÉ Y RECIBE UNA MÁQUINA NESPRESSO POR 1 € Saltar al contenido

¿Cómo esterilizar un biberón? Los 4 métodos más efectivos

como limpiar y esterilizar un biberón

Cuando hay un recién nacido en el hogar, es bien sabido que la higiene es una de las primeras preocupaciones.

De hecho, hasta la edad de seis meses, el bebé no tiene un sistema inmunológico en pleno funcionamiento, por lo que es importante que todo lo que entra en contacto se limpie bien.

Se utiliza una forma de esterilización total similar a la de un hospital, especialmente para los objetos que pueden entrar en contacto directo con las membranas mucosas, como chupetes, biberones y tetinas.

A continuación, veamos cómo esterilizar un biberón, con qué frecuencia debe hacerse y qué métodos funcionan mejor para las necesidades de cada padre.

¿Cuándo se debe esterilizar el biberón?

Comencemos por desmentir un mito muy reciente: un niño no necesita entrar en contacto exclusivamente con artículos que han sido esterilizados o perfectamente desinfectados. Más bien, un estilo de vida saludable y acostumbrarse gradualmente a factores externos como gérmenes y bacterias son la clave para una buena salud.

Para desarrollar una protección adecuada contra las bacterias presentes de forma natural en el ambiente, es bueno que el niño pueda entrar en contacto con una carga bacteriana, por ejemplo, en las manos de los padres o en las sábanas sobre las que duermen.

 

En general, el consejo más común sobre la esterilización es no exagerar:

No es importante que el biberón esté absolutamente libre de gérmenes, sino evitar que se multipliquen y el riesgo de problemas de salud para el bebé.

Hay dos opiniones cuando se trata de biberones: los que prefieren los biberones de plástico, que son más prácticos y económicos, y los que prefieren los de cristal, que son ecológicos y muy higiénicos.

El vidrio en particular es extremadamente resistente a todo tipo de esterilización por calor que puede dañar las superficies de plástico con el tiempo. Así, eligiendo un biberón de cristal, podemos esterilizar por calor con seguridad todos los elementos con los que nuestro hijo entra en contacto a diario, sin miedo a que el calor los estropee o deforme.

Es importante esterilizar biberones y chupetes al menos una vez al día. Más importante aún, se limpian y lavan a fondo antes de la esterilización, lo cual es completamente ineficaz si quedan restos de leche o alimentos en los artículos.

Así que veamos cómo esterilizar un biberón usando cuatro de los métodos más efectivos y conocidos que usan los padres: esterilización con agua hirviendo, vapor, el llamado método en frío y el método con el poder de las microondas.

Esterilización por calor: ¿agua o vapor?

Hay varias formas de esterilizar una botella de agua caliente. Echemos un vistazo rápido a los más comunes:

  • Esterilización con agua hirviendo: Este es el llamado método de la abuela, casi siempre utilizado para esterilizar objetos de diversa índole, incluidos los que utilizan los bebés hasta los seis meses de edad.

Para esterilizar un biberón, simplemente hierva un poco de agua en una cacerola; Tan pronto como hierva el agua, es suficiente sumergir completamente los artículos durante aproximadamente un cuarto de hora.

Es importante que los artículos estén completamente sumergidos en agua y que se sequen de forma natural sin frotarlos con un paño limpio.

  • En ferry: Para la esterilización con vapor sobrecalentado, es necesario disponer de equipos adecuados, los llamados esterilizadores, disponibles en farmacias y tiendas infantiles.

El esterilizador suele estar compuesto por una tetera, una cesta contenedora y un termostato que mantiene constante la temperatura. Si pone un poco de agua en cuencos especiales, el recipiente comenzará a hacer su trabajo, vertiendo vapor hirviendo sobre todos los artículos pequeños que se colocarán en la cesta.

Después de unos minutos, la botella está completamente esterilizada.

  • con microondasR: El vapor es un elemento esterilizante, aunque tengas que usar el microondas. Este método extremadamente rápido y fácil utiliza recipientes especiales que se colocan dentro del horno.

La botella no debe entrar en contacto con las superficies internas del microondas, pero debe colocarse en recipientes especiales sellados.

La esterilización por calor siempre ha sido una de las favoritas, pero se debe tener cuidado de no abusar de las altas temperaturas, que pueden dañar los materiales plásticos con el tiempo. Sin embargo, no es un problema si usamos botellas de vidrio.

Esterilización en frío

Si no hay posibilidad de utilizar electricidad o no disponemos de un hornillo para hervir el agua, siempre podemos esterilizar el biberón con un desinfectante especialmente desarrollado para este fin.

Disponibles en el mercado tanto en forma de tabletas efervescentes como en solución líquida, los desinfectantes deben usarse con agua fría en recipientes especiales.

Sin duda, esta es la solución ideal si estás a menudo fuera de casa, aunque hay algunos puntos críticos:

  • La esterilización es bastante lenta: la sustancia antibacteriana tarda al menos una hora en empapar completamente los objetos.
  • Los productos que se utilizan son químicos, por lo que no a todo el mundo le gustará la idea de utilizarlos en un biberón que le des de comer a tu bebé. Se trata claramente de sustancias especialmente estudiadas, por lo que son completamente seguras para la salud del niño, pero siempre es bueno no excederse.
  • Los productos de esterilización ciertamente no son la forma más barata de desinfectar chupetes y biberones: incluso la amuchina más simple tiene su precio, y el contenido del recipiente debe cambiarse al menos cada 24 horas con un esfuerzo no muy pequeño.

Por otro lado, ¡tener siempre a mano un chupete perfectamente higienizado es una solución sumamente cómoda y práctica!

¿Se puede esterilizar en el lavavajillas?

A menudo surge la pregunta de si es posible esterilizar un biberón simplemente lavándolo en el lavavajillas. De hecho, existen algunos modelos de lavavajillas que cuentan con programas especiales para la limpieza de biberones y chupetes.

Por regla general, estos son programas con temperaturas significativamente más altas de lo habitual, que están especialmente diseñados para fines de esterilización. Técnicamente, la botella también se puede lavar en lavavajillas que no tengan esta característica, siempre enjuague bien primero. Sin embargo, es obvio que los artículos no estarán esterilizados y pueden dañarse, por lo que siempre es preferible lavarse las manos con jabón neutro.

El jabón es otro aspecto que, en el caso de una lavadora, puede suponer un problema para los padres más cautelosos: es realmente imposible determinar si los detergentes utilizados para el lavavajillas pueden dejar marcas en la botella.

En cualquier caso, los biberones, chupetes y tetinas deben lavarse con agua después de cada uso. Por supuesto, puede elegir un lavavajillas más intensivo, pero es bueno saber que esto no reemplazará el proceso de esterilización a menos que el fabricante del electrodoméstico lo especifique.

¿Qué método es mejor?

Hemos visto esterilizar una botella usando métodos «calientes» o detergentes de agua fría especialmente formulados.

Puedes esterilizar el biberón con agua hirviendo como en los viejos tiempos, o usar el microondas si tienes poco tiempo. Puede mantener un recipiente lleno de chupetes preesterilizados empapados en una solución antibacteriana.

En definitiva, hay muchas soluciones: dada la importancia de la salud de los niños, especialmente cuando son muy pequeños, el proceso de esterilización es cada vez más práctico. Y no existe un método preferido universalmente sobre los demás… es solo cuestión de elegir el método que mejor se adapte a sus necesidades.

 

¿Te ha parecido útil esta comparativa?

Deja un comentario