SUSCRÍBETE A MUCHO MÁS QUE UN BUEN CAFÉ Y RECIBE UNA MÁQUINA NESPRESSO POR 1 € Saltar al contenido

¿Cuál es la razón de no mirar a otra persona directamente a los ojos?

¿Por qué razones algunas personas no te miran a los ojos? La mayoría de nosotros hemos tenido experiencias similares. Hombres y mujeres evitan el contacto visual, bajan la cabeza y hablan con la mirada perdida, como si estuvieran revoloteando y hablando consigo mismos, ¿por qué? ¿acaso tienen un problema?.

Este es uno de nuestros mayores temores cuando conocemos a alguien. Descubrir que rara vez entramos en su campo de visión, que nos evitan, que no hay una pupila de la persona que tienen delante que les sirva de referencia, que la comunicación se vuelve vacía y extraña, es como mínimo incómodo.

Lo que se nos enseña desde pequeños es que debemos mirar a alguien cuando nos habla. Esto no es sólo una señal de respeto. También es parte de la comunicación, una forma de conectar, de expresar emociones, de validar a la otra persona y de permitir que se produzca empatía, comprensión e incluso magia.

Tal vez por eso nos resulta extraño que algunas personas no lo hagan. Exploremos esto un poco más.

¿Por qué hay personas que evitan mirarte directamente a los ojos?

Si hay una zona que expresa la intensidad de las emociones son los ojos. Esto no sólo ocurre en los humanos, sino que los animales también dejan que sus ojos indiquen su miedo, su alegría, su actitud amenazante cuando están en peligro. Otro factor es que la mayoría de las veces no podemos controlar el reflejo de nuestras emociones. Como dice el refrán, cuando tu pupila está dilatada, te delata.

Ansiedad, inseguridad, miedo e incluso deseo sexual… Muchas de estas situaciones provocan la dilatación de las pupilas, que suele ir acompañada de otros gestos faciales y físicos. Por eso, en situaciones de cortejo, cuando estamos con alguien que nos gusta, tendemos a mirar un poco hacia otro lado, a veces por nerviosismo y otras por miedo a que la otra persona capte la intensidad de nuestros sentimientos.

Al fin y al cabo, son situaciones normales y comprensibles en las que pueden darse estos factores. Sin embargo, hay otras razones que esperamos descubrir para entender mejor por qué algunas personas no te miran a los ojos.

Timidez

La timidez es ese estado de comportamiento que no nos permite ser humanos, que invalida nuestros valores y nos ata a los grilletes de la inseguridad y la vergüenza constante. Como es de esperar, una amplia gama de expresiones de esta imagen incluye expresiones de timidez y rostros abatidos.

Así es como solemos interpretar a una persona que no nos mira a los ojos. Sin embargo, es importante saber que también existen otros factores.

Trastornos del espectro autista

El trastorno del espectro autista, como la propia palabra indica, define una condición que se encuentra en un continuo. Es decir, habrá personas que tengan importantes deficiencias sociales, cognitivas y de comunicación y ni siquiera sean conscientes de ellas, aunque experimenten estas consecuencias a diario. Obviamente, hay hombres y mujeres normales que tienen sus vidas, sus trabajos, sus responsabilidades …… Sin embargo, se considera que son diferentes entre sí en varios aspectos.

Los problemas sociales suelen ser los más comunes: limitaciones en la conexión emocional, en la comprensión de los dobles sentidos, en la comunicación… El hecho de que no se miren todo el tiempo es algo común.

¿Por qué algunas personas no te miran directamente a los ojos? Trastorno de ansiedad social

Entre los trastornos de ansiedad, se encuentra el trastorno de ansiedad social. Se define como el malestar, la ansiedad, la inseguridad, la tensión y la incomodidad que siente una persona al interactuar con los demás. El miedo a ser juzgado y observado lleva a un estado de alta ansiedad en el que es habitual dudar, evitar el contacto visual, estar más nervioso de lo habitual, etc.

Déficit de atención y TDAH

Cuando hablamos de déficit de atención con o sin TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), solemos imaginar a un niño o adolescente en edad escolar. Olvidamos que hay muchos adultos con TDAH, personas con problemas de atención, que tienen dificultades para concentrarse en una actividad o incluso, por qué no, para mantener una conversación profunda y centrada.

En este caso, no hay una evitación constante del contacto visual por vergüenza o inseguridad. No se alejan, simplemente lo apartan porque no pueden mantener el contacto visual durante unos minutos seguidos.

Un extraño capricho del cerebro: No puedo mirarte cuando estoy pensando.

Este es un hecho interesante. Científicos de la Universidad de Kioto (Japón) han demostrado en un estudio que algunas personas tienen importantes dificultades para hablar mientras mantienen el contacto visual. ¿Cómo es posible? nos preguntamos.

En estos casos, pues, es crucial saber que el cerebro activa los mismos mecanismos cuando pensamos en qué decir en una conversación que cuando establecemos contacto visual con la persona que tenemos delante.

Según el director del estudio, el Dr. Shojo Kaijmura, muchas personas son incapaces de combinar las dos tareas de pensar en las palabras adecuadas y enfocar una cara al mismo tiempo.

Esto hace que bajen la cara y desvíen la mirada hacia una esquina, rompiendo así el contacto visual en todo momento. Sin duda, la neurociencia nos ha revelado algo curioso, que de alguna manera nos permite entender otro factor que explica por qué algunas personas no te miran a los ojos. En cualquier caso, no hay que rendirse. Tenemos que ser pacientes y asegurarnos de que ellos, a su vez, puedan contar siempre con nuestro cobijo y atención visual.

¿Te ha parecido útil esta comparativa?

Deja un comentario