SUSCRÍBETE A MUCHO MÁS QUE UN BUEN CAFÉ Y RECIBE UNA MÁQUINA NESPRESSO POR 1 € Saltar al contenido

¿Cómo blanquear los dientes? Por supuesto también rápidamente en casa…

remedios de la abuela para blanquear dientes

Con el tiempo, los dientes pierden el color blanco brillante que hace brillar una sonrisa. Cuando empiezan a ponerse amarillas, las ganas de actuar son normales: puede afectar a nuestra autoestima.

Cuando los dientes se vuelven amarillos, significa que el esmalte que los recubre está siendo erosionado por el tiempo o por agentes agresivos y está comenzando a exponer la dentina, la capa más profunda de la superficie del diente.

Dado que se trata de un proceso de caries, lo primero que hay que saber sobre el blanqueamiento de los dientes amarillos es que cualquier remedio, natural o no, puede alterar el equilibrio bucal.

Por ello, siempre es una buena idea obtener la opinión profesional de un dentista antes de realizar cualquier tipo de blanqueamiento, especialmente si tiene caries, gingivitis u otras patologías bucales.

Remedios de la abuela

Si quieres blanquear tus dientes, lo primero que se te viene a la cabeza es la forma correcta de probar métodos naturales, baratos y que quizás puedas experimentar en casa.

Entonces, ¿cómo puedes blanquear tus dientes en casa si el dentista está de acuerdo? Primero, elimine de su dieta a los enemigos jurados de una sonrisa blanca como la nieve: el humo, el café y el chocolate deben quedar excluidos del estilo de vida de aquellos que quieren tener una sonrisa blanca como la nieve brillante.

Pero echemos un vistazo a todos los remedios naturales que puedes usar para blanquear tus dientes en casa, remedios tradicionales de la abuela.

1. Bicarbonato de sodio

El efecto blanqueador del bicarbonato se conoce desde la antigüedad: se utiliza para limpiar y pulir las superficies más delicadas y también es una excelente herramienta para blanquear los dientes.

Al mezclar un poco de bicarbonato de sodio con agua para hacer una pasta bastante espesa, obtenemos una pasta que se puede usar como pasta de dientes. El efecto blanqueador, sobre todo si añadimos unas gotas de limón al compost, será inmediato y duradero.

No es casualidad que casi todos los dentífricos blanqueadores sean a base de bicarbonato o lo contengan en grandes cantidades.

Es importante enjuagar bien la boca después de usar bicarbonato de sodio para blanquear los dientes. Es mejor no tocarse las encías cuando se cepilla los dientes con pasta de bicarbonato de sodio, ya que la erosión puede rayarlos.

Por la misma razón que radica precisamente en el poder abrasivo del bicarbonato, conviene no excederse en este tratamiento, ya que puede agredir y dañar el esmalte y lesionar las encías. Se recomienda no más de una aplicación cada dos meses.

2. Salvia

A diferencia del bicarbonato, la salvia para blanquear los dientes también se puede usar varias veces al día, ya que no tiene efectos secundarios y es mucho menos invasivo.

Utilizada desde la antigüedad para blanquear los dientes, la salvia es uno de los remedios naturales heredados de nuestras tradiciones rurales. ¿Cómo blanquear los dientes con salvia en casa? Hay varias recetas:

  • frota tus dientes con salvia fresca durante unos segundos;
  • seque las hojas y frótelas en la superficie de los dientes una o dos veces por semana;
  • prepara un té de salvia: simplemente hierve unas hojas de salvia en agua durante unos minutos y déjalas enfriar; La decocción puede enjuagarse la boca.

La salvia es un excelente remedio natural para la salud dental: además de su efecto blanqueador, tiene un efecto antibacteriano y elimina perfectamente el mal aliento.

3. Limón

Si se pregunta cómo blanquear los dientes amarillos causados ​​por fumar, la respuesta que está buscando es probablemente el limón, la forma natural preferida para blanquear los dientes de los fumadores.

Al igual que con la salvia, hay varias formas de usar el limón como blanqueador de dientes: primero, puedes intentar frotar la ralladura en los dientes.

Alternativamente, puede enjuagarse la boca con jugo de limón o sumergir su cepillo de dientes en el jugo y cepillarse suavemente con la solución.

Los efectos aclarantes de la cáscara y el jugo de limón se conocen desde hace mucho tiempo, sin embargo, se recomienda no usar un tratamiento a base de limón más de una vez por semana.

Aunque las sustancias ácidas que contiene el limón blanquean, también pueden atacar el esmalte dental y dañar la boca y las encías. También es recomendable su uso junto con el mencionado bicarbonato ya que el bicarbonato regula la acidez de los cítricos.

Un método alternativo es el método a base de naranja: al igual que con el limón, basta con frotar la cáscara directamente sobre los dientes para obtener rápidamente los primeros efectos blanqueadores.

 

4. Peróxido de hidrógeno

Continuando con el tema de los productos de blanqueamiento natural a muy bajo precio, ahora hablamos de una de las soluciones de blanqueamiento dental más famosas y discutidas: el agua oxigenada o agua oxigenada.

Cuando se trata de bicarbonato, no es casualidad que casi todos los productos blanqueadores, incluidas las pastas dentales, los enjuagues bucales y otros productos, se basen en peróxido de hidrógeno.

Por lo general, estos productos tienen una concentración de alrededor del 1,5 %, mientras que el remedio que se ofrece como tratamiento intermitente de blanqueamiento dental natural implica el uso de una solución de peróxido de hidrógeno al 3 %.

Un uso alternativo es mezclar peróxido de hidrógeno con una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio para hacer una pasta con excelentes efectos blanqueadores, pero debe usarse con precaución.

Es importante no tragar peróxido de hidrógeno bajo ninguna circunstancia y enjuagar muy bien la boca después del tratamiento, posiblemente con agua tibia.

5. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana tiene muchos usos en el hogar, desde la limpieza de superficies y habitaciones hasta la higiene de la ropa y los utensilios. El vinagre debe incluirse en la lista de remedios naturales que se pueden tener en casa.

No en vano, el vinagre de sidra de manzana también tiene propiedades que pueden blanquear los dientes. El blanqueador químico es el ácido acético, que también tiene excelentes propiedades antibacterianas y desinfectantes naturales.

Para blanquear los dientes con vinagre, simplemente diluya con agua tibia y enjuague con la solución, luego enjuague con abundante agua.

Los efectos del ácido acético no son particularmente sensibles y generalmente pueden dañar el esmalte dental, por lo que no se recomienda usar vinagre de sidra de manzana más de una vez por semana.

 

6. Fresas

El uso de estas frutas para la belleza del sistema dental ahora es popular entre los VIP. De hecho, el ácido málico que se encuentra en las fresas, así como en las manzanas y otras frutas, puede eliminar las manchas del esmalte dental, entre otras cosas.

Aunque famoso, este es uno de los métodos con resultados más cuestionables, al menos para la comunidad científica: parece que la mezcla de fresas y bicarbonato recomendada para blanquear los dientes provoca diferencias de color realmente mínimas.

Si quieres probar el método estrella, simplemente tritura una fresa, agrega un poco de bicarbonato de sodio y aplica la mezcla en tu cepillo de dientes.

7. Raíz del árbol Arak

El árbol Araak también se conoce como cepillo de dientes natural. No es una planta típica de nuestras latitudes, pero la amplitud de uso hace que sea fácil de encontrar en el mercado.

Ya fue utilizado en la antigüedad por las civilizaciones árabe y babilónica para limpiar los dientes, por lo que su raíz también se llama Sivak o masaje.

Es una forma natural excepcional de restaurar la salud bucal y el brillo de los dientes: contiene flúor, silicio, vitamina C, sodio, bicarbonato y prácticamente todas las sustancias que se encuentran en los productos blanqueadores y desinfectantes.

De hecho, además de sus efectos blanqueadores, la raíz de Araac también tiene propiedades desinfectantes, astringentes y antisépticas que sin duda ayudarán a mantener tu boca equilibrada y saludable.

Esta raíz es especialmente útil para combatir la coloración amarillenta de los dientes con la edad o después de consumir sustancias nocivas como el tabaco y el café. Esta raíz también contiene una sustancia que es capaz de Enzima anti-amarillo de origen natural para activar nuestra saliva.

8. Sal marina

Un método de blanqueamiento que pocas personas conocen es el simple uso de sal marina y lo más probable es que ya lo tengamos en casa: un tratamiento sencillo y económico. Cero.

¿Cómo blanquear rápidamente los dientes con sal? Prepare una solución de agua y sal y deje que la sal se disuelva. Luego sumerja su cepillo de dientes en la solución y déjelo reposar durante unos minutos.

Luego usa tu cepillo de dientes para cepillarte los dientes como de costumbre: la sal es un desinfectante muy profundo y tiene las propiedades abrasivas de los productos para blanquear los dientes.

Sin embargo, dado que sus efectos son muy potentes, no se recomienda cepillarse los dientes con sal más de una vez por semana. Con el tiempo, esto puede provocar sequedad e irritación de las encías.

 

9. Extracción de aceite

La técnica de extracción de aceite es un remedio ayurvédico natural que utiliza aceites vegetales para eliminar los gérmenes y las bacterias de la boca.

Se recomienda probar el aceite de coco u otros aceites vegetales como el aceite de sésamo o incluso el aceite de oliva virgen extra. Es importante que el aceite sea prensado en frío para que no pierda las propiedades que necesitamos.

De hecho, el aceite vegetal absorbe bacterias y toxinas naturalmente presentes en la saliva y evita que los residuos se adhieran al esmalte de los dientes, dejándolos más limpios y blancos.

El tratamiento en sí es muy simple: toma una cucharada del aceite y haz un enjuague largo: lo ideal sería mantener el aceite en la boca durante aproximadamente un cuarto de hora, quizás con el estómago vacío.

Después de eso, es importante enjuagar con abundante agua tibia.

Blanquea tus dientes con productos del mercado

Por otro lado, si desea probar una experiencia de blanqueamiento más intensa en la comodidad de su hogar, puede probar uno de los muchos productos diseñados para blanquear sus dientes. Dichos productos que prometen dientes más blancos y una sonrisa saludable a menudo contienen los ingredientes anteriores en cantidades variables. porcentajes y proporciones.

¿Qué productos debo comprar para un tratamiento en casa que nos permita volver a tener unos dientes muy blancos?

1. Pastas de dientes blanqueadoras

Hay cientos de ellos, y casi todos son a base de bicarbonato, que puede ayudar a eliminar las manchas de los dientes y reducir el color amarillento.

En cambio, algunas de estas pastas dentales contienen peróxido de hidrógeno (el peróxido de hidrógeno del que hablamos anteriormente) o peróxido de carbamida, que actúan directamente sobre el amarillamiento y tienen un poderoso poder blanqueador similar al de la lejía.

Es mejor no utilizar durante mucho tiempo estos dentífricos, especialmente diseñados para blanquear los dientes amarillos y disponibles a un precio cada vez más competitivo: es mejor alternarlos con otros productos más suaves para evitar manchar el esmalte.

2. Tiras blanqueadoras

Las tan promocionadas tiras blanqueadoras no son más que tiras de plástico en forma de arco recubiertas con una capa de peróxido de gel.

Entonces siempre es peróxido de hidrógeno, pero en una forma diferente. Como regla general, deben usarse durante aproximadamente media hora para cada procedimiento. La frecuencia de las intervenciones depende de la marca y del producto en cuestión. Toda la información se puede encontrar en las instrucciones que siempre están presentes en el embalaje de dichos productos.

3. Máscaras

Las máscaras blanqueadoras son similares a las tiras que se usan en el consultorio del dentista. Al igual que estos, el efecto blanqueador lo lleva a cabo el peróxido de hidrógeno en forma de gel. A menos que las máscaras deban mantenerse más tiempo, a menudo toda la noche.

Todos estos productos te permiten obtener los primeros beneficios muy rápidamente, por lo que la primera recomendación es no abusar de ellos.

La importancia del dentista.

Hemos visto cómo blanquear los dientes de forma natural utilizando en su mayoría productos muy económicos que seguramente tenemos en casa. También hemos visto algunos remedios naturales más deseables como la raíz del árbol de araac y el aceite de coco, pero sin embargo, estos productos están disponibles en el mercado a un precio más que razonable.

En cualquier caso, para mantener los dientes muy blancos y la sonrisa luminosa, es importante mantener una correcta higiene bucal, sobre todo si nos acaban de blanquear los dientes. Es igualmente importante que nos acompañe un profesional, sea cual sea la actuación que queramos realizar.

Entonces, veamos qué ofrecen los dentistas para mantener los dientes blancos y saludables durante mucho tiempo:

  • no fumes, el tabaco es una de las principales causas de las manchas en el esmalte dental;
  • cepillarse los dientes después de cada comida, aunque estén secos, para eliminar las partículas de comida;
  • use un cepillo de dientes con cerdas suaves o medianas y cambie el cepillo por lo menos cada tres meses;
  • limite el café, el chocolate y el té que manchan los dientes.
  • use pastas dentales blanqueadoras solo en combinación con productos para dientes sensibles;
  • no abusar de enjuagues o dentífricos de efecto agresivo;
  • use un poco de pasta de dientes: la espuma hace que sea difícil cepillarse los dientes sin importar lo que piense;
  • favorecer las pastas dentales ricas en aceites esenciales que atrapan las bacterias naturalmente presentes en la saliva
  • presta siempre atención a las encías, que son muy sensibles y pueden sufrir un tratamiento demasiado intensivo.

En definitiva, una correcta higiene bucal es el primer paso para acabar con las manchas y el color amarillo de nuestra sonrisa y mantener los dientes más blancos durante más tiempo.

Hemos visto cómo blanquear los dientes con remedios caseros, pero el tratamiento profesional que podemos conseguir en el dentista es sin duda más adecuado para el blanqueamiento moderno: de hecho, además del blanqueamiento, el dentista también realiza descamación y limpieza manual de las decoloraciones. que se puede formar en los dientes.

Se recomienda hacerse una limpieza dental por un especialista al menos una vez al año. Una vez cada seis meses para fumadores.

¿Te ha parecido útil esta comparativa?

Deja un comentario