Saltar al contenido

¿Cómo bajar la fiebre? – Guía completa (mejores remedios)

Ya sea que se trate de un virus estacional o de la respuesta del sistema inmunitario a una infección más grave, la fiebre es una de las enfermedades más comunes que sufren las personas. Y es por eso que muchos creen erróneamente que saben todo sobre cómo bajar la temperatura. Desde remedios naturales hasta taquipirina, sobre lo que se debe y no se debe hacer cuando la fiebre no desaparece. Y por supuesto bajar la temperatura o curar a los niños de la fiebre.

Sí, pero ¿estás realmente seguro de que sabes cómo bajar la fiebre rápidamente? Para ayudarlo, reunimos todas las mejores prácticas para usted, desde la mejor manera de administrar un antipirético a niños y adultos, pasando por frotarlo con una toalla fría, hasta consejos sobre cómo bajar la fiebre si la temperatura de su cuerpo es realmente alto ¡Todo lo que tienes que hacer es sentarte y leer!

La fiebre es un síntoma, no una enfermedad: entendemos las causas de la fiebre

Antes de entender cómo bajar la temperatura, conviene hacer una pequeña salvedad de que esto no es una enfermedad, sino un síntoma de otra patología. Más específicamente, la fiebre es la respuesta del cuerpo al ataque de un patógeno. En realidad, la razón del aumento de la temperatura es que la mayoría de los patógenos se suprimen cuando la temperatura corporal supera los 40 grados. Por lo tanto, se recomienda prestar atención a otros síntomas.

La fiebre también puede ser un síntoma de una enfermedad muy grave, como B. meningitis o neumonía. Esté atento a mareos, dificultad para respirar, rigidez muscular, aumento de la sensibilidad a la luz, tos u otros síntomas junto con fiebre alta. En estos casos, además de tratar de bajar la temperatura de inmediato, se recomienda consultar a un médico para asegurarse de que no se trata de una enfermedad más grave que, si no se toma a tiempo, puede tener consecuencias muy peligrosas.

Posibles consecuencias de la fiebre

Si bien la fiebre no está asociada con una afección médica más grave, no es una buena idea tomarla a la ligera. De hecho, la propia fiebre, aunque sea solo un síntoma, puede provocar reacciones en el organismo que debemos tratar de evitar recurriendo a remedios naturales para reducirla o contrarrestar la aparición de consecuencias más graves. Entre ellos por ejemplo:

1. Deshidratación: un problema especialmente para las personas mayores

La deshidratación es (también) una consecuencia de la fiebre, que principalmente, pero no solo, afecta la atención. – Personas mayores menos sedientas y más propensas a este tipo de fenómenos. La deshidratación está ligada a la tendencia a sudar abundantemente cuando se tiene fiebre y por lo tanto hay que tratarla porque si va ligada a la sudoración significa que hay una concentración excesiva de sodio en el organismo. Los posibles efectos son astenia, inquietud, palpitaciones y mareos.

2. Convulsiones en niños pequeños.

 

La aparición de convulsiones junto con fiebre es bastante común en niños menores de seis años. Las convulsiones suelen ocurrir cuando la temperatura sube por encima de los 40 grados, pero si el sistema nervioso del bebé es particularmente excitable, también puede ocurrir a temperaturas más bajas. Los calambres infantiles no son peligrosos en sí mismos, pero si duran más de 15 minutos pueden causar dificultades respiratorias, por lo que es recomendable tomar medidas antipiréticas para prevenirlos.

En el resto de casos, no siempre es necesario bajar la temperatura, sino que por el contrario muchas veces puede ser contraproducente, ya que ralentiza la cicatrización. Si la temperatura no es alta o la persona no padece otras patologías, lo más recomendable es tratarse con remedios y preparados naturales, como la taquipirina, y consultar al médico sólo si la temperatura no baja. .

Remedios naturales para bajar la fiebre

Independientemente de si la temperatura es alta o no, existen algunos remedios que proporcionarán un alivio instantáneo. El primero de ellos es irse a la cama a descansar y mantenerse bien hidratado porque, como hemos dicho antes, la sudoración puede provocar síntomas de deshidratación que agraven una condición preexistente. Además de beber mucho líquido, es recomendable ingerir líquidos a través de la dieta, privilegiando comidas ligeras pero nutritivas como el caldo de pollo. Los jugos de naranja también son excelentes, mientras que el alcohol y el café, que causan deshidratación, deben evitarse.

Otro medio natural de bajar la temperatura corporal es la intervención externa. Primero, debes cubrirte bien pero no demasiado y usar ropa transpirable para evitar que tu cuerpo se moje. Luego sécate con una toalla empapada en agua dulce o ponte rodajas de patata fresca en los pies, que curiosamente tienen cierto poder termorregulador. También son muy populares los calcetines mojados, un auténtico remedio de abuela.

Sin embargo, si la fiebre no desaparece y es posible que no pueda tomar medicamentos, esto sucede, por ejemplo, con mujeres embarazadas, puede tomar unas gotas de plantas medicinales que tienen un efecto antipirético. . Se trata de hierbas que se pueden encontrar tanto en gotas como en infusiones en farmacias o herbolarios y que también son de gran ayuda contra la deshidratación.

Medicamentos para aliviar la fiebre

Se sabe que los medicamentos utilizados para aliviar la fiebre varían. El más conocido, ya que se puede administrar con seguridad incluso a niños pequeños, es sin duda el paracetamol o la taquipirina. No solo tiene una función antipirética sino también analgésica y ayuda a reducir la inflamación y restaurar la salud, por ejemplo, cuando experimenta el clásico «hueso roto».

Sigue otro remedio muy conocido, a saber, el ácido acetilsalicílico. Más conocida como aspirina, es un medicamento antiinflamatorio no esteroideo (AINE) que es útil tanto para controlar la fiebre como para reducir los síntomas de la gripe. Además de bajar la temperatura corporal, la aspirina también afecta los síntomas clásicos de la fiebre, como dolores de cabeza y dolor de huesos.

Finalmente, el ibuprofeno es otro medicamento antiinflamatorio no esteroideo que es útil para controlar la fiebre. Utilizado para una variedad de condiciones de dolor, desde dolores de cabeza hasta cólicos menstruales, el ibuprofeno no solo tiene efectos antiinflamatorios y analgésicos, sino que también reduce la fiebre. Así, además de bajar la temperatura, también trata los síntomas clásicos de los que ya te hemos hablado. Además, al igual que el paracetamol, se puede administrar a los niños.

Sin embargo, al prescribir medicamentos para niños y bebés, debe recordarse que, además del prospecto, es imprescindible consultar a un pediatra. De hecho, la dosis varía según la edad y el peso del niño y, por lo tanto, es fundamental para la seguridad del paciente que el fármaco administrado sea exactamente el prescrito para evitar posibles contraindicaciones.

Desde medicamentos hasta patatas en rodajas, hay muchas formas de combatir la fiebre.

Lo hemos dicho antes, todos creen que saben bajar la fiebre, pero pocos saben cómo comportarse. Por ejemplo, la mayoría de las personas no prestan atención a otros síntomas. Muchos siguen trabajando desde casa o, peor aún, van a la oficina y muchas veces siguen bebiendo cafeína y alcohol como si nada. Sin embargo, lo cierto es que combatir la fiebre requiere actuar en múltiples frentes. En primer lugar, como decíamos, debes asegurarte de que no se trata de una patología más grave.

Además, cuide bien su cuerpo y use todos los medios posibles para que la fiebre no tenga más consecuencias. Pasa el mayor tiempo posible en paz. Use ropa abrigada que no provoque sudoración excesiva y prefiera telas transpirables como el algodón y la lana. Use los métodos de la abuela como baños de esponja, envolturas de papa y calcetines mojados para bajar la temperatura de su cuerpo. Remedios sencillos que aportan un alivio inmediato.

La dieta es muy importante cuando se trata de fiebre. No solo por la necesidad, especialmente en la hidratación. ten cuidado porque la sudoración aumenta a medida que sube la temperatura, pero también porque ciertos alimentos pueden abrumar al cuerpo. Por lo tanto, es recomendable dar preferencia a los caldos, vegetales o carne, pollo, jugos ricos en vitaminas y tés de hierbas. En su lugar, evite los alimentos que son demasiado grasos para cansar a su cuerpo con una digestión laboriosa y elimine el alcohol y el café, los cuales suelen ser propensos a la deshidratación.

Finalmente, ya sean remedios naturales o medicamentos, preste mucha atención a la dosis. Es suficiente que los adultos lean el prospecto si no padece otras enfermedades, y para los niños se recomienda encarecidamente consultar a un médico. De hecho, dependiendo de la edad y el peso de los niños, no es fácil determinar la dosis exacta, con riesgo de sobredosis o, por el contrario, insuficiente para bajar la temperatura. Además, siempre se recomienda, sobre todo en niños pequeños, tomar la medicación bajo estricto control médico para que no haya contraindicaciones.

¿Te ha parecido útil esta comparativa?

Deja un comentario