Saltar al contenido

Beneficios del ejercicio en el agua para personas mayores y ancianas

Ejercicio acuatico para personas mayores Sistemas de cuidado de

Mantenerse activo a medida que envejece puede ser difícil. Esto se debe en parte a que el dolor articular ya no funciona como antes. Pero a medida que envejece, un estilo de vida activo se vuelve más importante que nunca para su salud.

Los ejercicios acuáticos aportan beneficios para que las personas mayores y ancianos se mantengan mental y físicamente saludables. Les permite mantenerse activos sin ejercer una presión excesiva sobre las articulaciones. La flotabilidad del agua reduce el estrés en las articulaciones y ayuda a las personas mayores a relajarse.

 

Beneficios de hacer ejercicio en el agua para las personas mayores

Más divertido que el ejercicio cardiovascular o el levantamiento de pesas, el ejercicio acuático es una excelente manera de mantenerse en forma. También es la herramienta de ejercicio ideal para personas mayores, ya que les ayuda a mantener su salud en un nivel funcional y cómodo. Los beneficios notables de los ejercicios acuáticos para personas mayores incluyen:

Presion hidrostatica

Es la fuerza que las moléculas líquidas ejercen sobre el cuerpo cuando se sumergen en agua. También funciona sin ejercicio, lo que es beneficioso para las personas mayores, ya que ayuda a reducir la hinchazón y el dolor. Reduce la movilidad y mejora la circulación sanguínea.

Aumentar la fuerza y ​​el equilibrio

Los ejercicios realizados en agua hasta la cintura aumentan la fuerza, mientras que las personas mayores luchan con el movimiento del agua para mantenerse en equilibrio. Esto aumenta la resistencia muscular y, por lo tanto, reduce el riesgo de lesiones por caídas relacionadas con la pérdida del equilibrio.

Mejorar la salud cardiovascular

Los ejercicios en la piscina ayudan a aumentar la frecuencia cardíaca, quemar grasa y mejorar la salud cardiovascular en general. Estos ejercicios entrenan el corazón y los pulmones para usar el oxígeno de manera más eficiente, lo que reduce el riesgo de ataque cardíaco.

Mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad.

Los ejercicios aeróbicos en el agua desencadenan la liberación de endorfinas, las llamadas hormonas del «bienestar», que ayudan a mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad. Además, estar en el agua tiene un efecto general de relajación en el cuerpo. El efecto refrescante del agua de la piscina sobre nuestro cuerpo también nos refresca.

Menos tensión en las articulaciones.

Cuando las personas mayores realizan movimientos corporales en el agua, la flotabilidad natural del agua ayuda a reducir la presión y el estrés en las articulaciones. Esto, a su vez, ayuda a reducir el dolor en personas mayores con afecciones como la artritis.

Pérdida de peso y metabolismo.

Las personas mayores tienen más riesgo de desarrollar enfermedades crónicas si son obesas. Es por eso que necesitan mantenerse activos como parte de sus esfuerzos de control de peso. La actividad física a base de agua puede estimular el metabolismo y ayudar a descomponer la grasa en el cuerpo al quemar calorías. Además, los ejercicios acuáticos como las cintas de correr subacuáticas ofrecen mayores beneficios para perder peso que las cintas de correr terrestres.

Flexibilidad

El ejercicio acuático desafía las articulaciones de su cuerpo para que se muevan más libremente en todo el rango de movimiento, manteniendo los músculos flexibles y menos propensos a las lesiones. Hace que las actividades físicas normales, como atarse los zapatos, jugar con los nietos, sean más fáciles para las personas mayores.

 

Comience seguro

Hacer ejercicio, especialmente a medida que envejece, es una de las decisiones más saludables que puede tomar, pero es importante hacerlo de manera segura. Algunos de los consejos que una persona mayor puede utilizar para garantizar su seguridad incluso al iniciarse en el ejercicio acuático son:

Obtenga la aprobación de un médico

Si tiene alguna afección médica preexistente en la tercera edad, obtenga la autorización médica de su médico antes de aceptar cualquier plan de ejercicios. Consulte a su médico sobre el tipo de ejercicios acuáticos que puede hacer de manera segura.

Escucha tu cuerpo

Los ejercicios acuáticos no deberían hacerte daño, deberían entretenerte. Si experimenta dolor en el pecho, mareos o dificultad para respirar, suspenda el uso y comuníquese con su médico de inmediato.

Comience despacio y aumente gradualmente

Cree su programa de entrenamiento transmitiendo sus sesiones de ejercicio. Así es como aumentas tu forma física y tu confianza en ti mismo día a día.

Tomar descansos

Tome descansos entre ejercicios. Beber mucha agua y evita sobrecargar tu cuerpo.

¿Tienes un programa de ejercicios?

Cuando comience a hacer ejercicio, asegúrese de establecer un horario para que no entre en conflicto con los planes de tratamiento, las citas con el médico y compromisos igualmente importantes.

Comer bien

Apoye su nivel de actividad con la dieta adecuada. Comer una buena dieta con una cantidad adecuada de proteínas de calidad tiene un gran impacto en su estado de ánimo, energía y estado físico.

 

Tipos de ejercicios acuáticos para personas mayores

Natación, nadar es un ejercico excelente

La natación es uno de los ejercicios acuáticos más comunes. La natación es un buen ejercicio fiable para las personas mayores. Pruebe diferentes estilos de natación, como crol, braza, costado y espalda. Alnadar se trabajan todos los músculos, mejorando así la flexibilidad del cuerpo.

Pasos flotantes

Este ejercicio se puede realizar sosteniendo una tabla frente a usted mientras mueve las piernas hacia adelante y hacia atrás en la piscina. También puede hacer el ejercicio sin una tabla de natación parándose en el borde de la piscina mientras flota hacia adelante, pateando las piernas mientras mantiene la cabeza fuera del agua. Este es un excelente ejercicio cardiovascular de bajo impacto para personas mayores.

Levantar peso

Use pesas de agua con este ejercicio para proporcionar más resistencia y obtener mejores resultados. Párese en el centro de la piscina con los brazos frente a usted y las palmas de las manos hacia afuera mientras sostiene las mancuernas frente a usted. Ruede las pesas hacia arriba y hacia abajo. Repita el movimiento de rizado varias veces hasta llegar a su límite.

Levanta una pierna

Este ejercicio utiliza la resistencia del agua para trabajar todos los músculos de las piernas. Puedes hacerlo parándote en la piscina y levantando una pierna hacia un lado y luego bajándola hacia abajo. Haga esto varias veces antes de cambiar a la otra pierna. Esta actividad no solo entrena las piernas, sino que también ayuda a mejorar el equilibrio.

Balancear la pierna

Este tipo de ejercicio es uno de los mejores para fortalecer los isquiotibiales y mantener las caderas fuertes y flexibles. Para hacer:

  • Asegúrate de que el agua sea lo suficientemente profunda como para llegar a la zona lumbar.
  • Parar al borde de la piscina y agárrarse al borde,
  • Mientras está de pie, balancee la pierna exterior hacia adelante. Mantengala durante cinco segundos
  • Mueve la pierna exterior hacia atrás y espera cinco segundos
  • Repita unas 12 veces en ambas direcciones,
  • Seguido realizarlo en el otro lado.

Caminar en el agua

Encuentra un lugar en la piscina donde el agua esté a la altura del pecho. Mientras está de pie, estire los brazos y las piernas lo más que pueda como si caminara. Mantenga las puntas de las manos en alto y agite los brazos vigorosamente mientras camina alrededor de la piscina. Siga caminando hasta que se sienta cansado.

Levantamiento de pantorrillas

Este ejercicio se enfoca en las pantorrillas y desarrolla la fuerza de la parte inferior del cuerpo. Para realizar esta actividad, cambie su peso sobre los dedos de los pies y levante los talones en un intento de caminar de puntillas. Mantenga esta posición durante unos segundos y luego baje los talones. Repita al menos 10 veces.

Yoga en el agua

El yoga acuático alivia el dolor mientras promueve la coordinación. Las actividades de yoga acuático incluyen estiramientos para mejorar el equilibrio, ejercicios de respiración, estiramientos y relajación.

Trotar en el agua

Este ejercicio puede ser tan simple como trotar de un lado a otro de la piscina. Es uno de Los mejores ejercicios acuáticos para personas mayores porque es un ejercicio de bajo impacto pero aún así hace que el corazón bombee y la sangre fluya a través del cuerpo.

Flexiones en agua

Esta actividad fortalece los hombros, el pecho y los brazos sin ejercer demasiada presión sobre las articulaciones. Póngase al lado de la piscina y extienda ligeramente las manos. Doble los brazos, apóyese en la pared y empuje hacia fuera. Repite el ejercicio varias veces hasta que sientas que has llegado a tu límite.

 

Consejos para mantenerse motivado

Es fácil desanimarse de su programa de ejercicios debido a cosas como cambios de clima y enfermedades que pueden alterar su rutina. Hay varias formas de motivarse para hacer ejercicio. Éstos incluyen:

  • Adquirir ayuda. Entrena con un amigo o familiar. De esta manera pueden animarse y motivarse unos a otros.
  • Mantener registros. Lleve un diario de ejercicios y registre los resultados del ejercicio. Te hace responsable y te motiva al recordarte lo lejos que has llegado.
  • Marcarse metas a corto plazo. Márcate metas de entrenamiento cortas que puedas lograr en poco tiempo. Esto lo motivará a buscar el próximo objetivo.
  • Recompénsate. Cuando complete una carrera de acondicionamiento físico o alcance una nueva meta de acondicionamiento físico, recompénsese con algo que ama y hágase feliz. Por ejemplo, disfrute de una taza de café sabrosa pero saludable.

 

Mitos sobre las personas mayores y el ejercicio

Mantenerse en forma a través del ejercicio hace una gran diferencia en cómo te sientes y te mueves. Sin embargo, la sociedad tiene conceptos erróneos acerca de las personas mayores que practican deportes. Algunos de estos mitos son:

  • Las personas mayores son demasiado mayores para empezar a hacer ejercicio. Y es que los adultos que se han vuelto activos en los últimos años muestran mayores mejoras físicas y psíquicas que los más jóvenes. Es importante tener en cuenta que la falta de ejercicio regular puede acelerar el proceso de envejecimiento.
  • El deporte puede dañar a los ancianos. Contrariamente a este concepto erróneo, el ejercicio regular previene la pérdida ósea y, por lo tanto, aumenta la fuerza y ​​la resistencia. Cuando se practica y se realiza correctamente, las personas mayores tienden a mejorar su equilibrio y reducen el riesgo de lesiones por caídas.
  • El corazón de una persona mayor no es lo suficientemente fuerte para moverse. El ejercicio regular, bien hecho, fortalecerá su corazón en lugar de dañarlo. Favorece la circulación sanguínea y mantiene los niveles de colesterol bajo control.
  • Estoy demasiado débil o tengo demasiado dolor. Contrariamente a este mito, el ejercicio puede ayudarlo a controlar el dolor y aumentar su autoestima. La clave es empezar despacio.

A la mayoría de las personas mayores les resulta difícil realizar actividad física para mantenerse en forma y evitar caídas y problemas en las articulaciones. Encontrar una forma de ejercicio segura pero efectiva a menudo es difícil para muchos.

Los ejercicios acuáticos son una solución perfecta para este desafío. Son de bajo impacto, seguros, divertidos y extremadamente útiles. De los muchos tipos de ejercicio acuático, algunos se convertirán en favoritos mientras que otros simplemente estarán fuera de los límites.

Lo bueno es hacer un ejercicio que disfrutes para motivarte a hacerlo todos los días. Sobre todo, recuerda mantenerte ocupado. Desarrollar un fuerte compromiso para mejorar la actividad física es la única manera de cosechar las recompensas del ejercicio.

Deja un comentario