fbpx

La higiene personal y el cuidado intimo en las personas mayores y discapacitados.

La dependencia en cama de las personas mayores y de los discapacitados conlleva muchos cambios, tanto para quienes lo sufren como para aquellos que le rodean y cuidan.

Aquel espacio que antes era íntimo y privado pasa a ser compartido, porque además uno ya no es capaz de llevar a cabo tareas imprescindibles como la higiene personal.

Es una situación que puede ser incómoda para ambas partes, pero hay que afrontarla con buen humor y delicadeza.

Si superamos el pudor que nos representa entrar en esa intimidad ajena y sabemos cómo llevarla a cabo, conseguiremos nuestro objetivo. Primero nos aseguraremos que no hay corrientes de aire y que la temperatura es la adecuada. Después prepararemos todo el material y lo tendremos a mano para trabajar bien.

 

Aseo Genital Masculino y Femenino

Hay que recordar que existen algunos microorganismos, los cuales solo pueden verse a través del microscopio porque son tan pequeños que no podemos hacerlo directamente. Como lo son,

  • los hongos
  • los virus
  • las bacterias

Debemos tener siempre presente que tales microorganismo al invadir nuestro cuerpo pueden causar algunas infecciones, y generarnos una enfermedad.

Cada hombre o mujer debe de mantener al máximo la salud de su cuerpo y en especial la de sus órganos sexuales. El aseo personal o higiene debe realizarse de acuerdo con su sexo. En general tales acciones se deben llevar a cabo de manera muy cuidadosa por la delicadeza de estas partes.

Hay que ser constante y atentos porque los genitales se encuentran muy cerca de los orificios de salida de orina y excremento, lo que facilita la presencia de bacterias y hongos los cuales pueden generar infecciones.

A continuación mencionaremos algunas de las principales medidas de higiene de los órganos sexuales, tanto para las mujeres, como para los hombres.

Medidas de higiene intima para las mujeres:

  1. Ducharse una vez al día y utilizar ropa limpia y seca.
  2. Al ducharse, lavar perfectamente con agua y jabón los labios mayores de sus genitales.
  3. Utilizar jabón neutro al ducharse.
  4. Secar con cuidado la vagina después de la ducha, de ir al baño o después de nadar.
  5. Cambiarse la ropa siempre que esté húmeda.
  6. Utilizar siempre una toalla limpia para secarse.
  7. Usar ropa interior de algodón, no de materiales sintéticos y no ajustada.

 

Medidas de higiene intima para los hombres

  1. Ducharse al menos una vez al día y utilizar ropa limpia y seca.
  2. Lavar minuciosamente y con cuidado los pliegues de la piel del pene.
  3. Cambiar la ropa húmeda.
  4. Utilizar siempre una toalla propia y limpia para el aseo.
  5. Aseo especial para los hombres no circuncidados. Hay hombres que han pasado por un proceso denominado circuncisión,  el cual consiste en cortar una parte de la piel que cubre el pene para permitirle realizar sus funciones de manera más libre, y así evitar que conserve sustancias que puedan causar alguna infección.

Sin embargo, por razones diversas aún existen casos de hombres no circuncidados, los cuales deben tener un cuidado más especial en su pene. Un pene no circuncidado deberá limpiarse con mayor atención en la cabeza del pene, echándose hacía atrás completamente la piel que cubre la punta del mismo para después echar agua y jabón. Todo esto con la finalidad de evitar acumulación de fluidos o bacterias.

Ahora ya conoces las principales medidas para la higiene de las partes sexuales, conocerlas es sólo el primer paso. Lo siguiente es ponerlas en práctica para mantener el cuerpo a salvo de infecciones que afectarían la salud.

A las personas mayores y a los discapacitados hay que asearles y cuidarles como si fueran tu bebé

 

Aseo genital femenino

En el lavado de genitales femeninos vamos a necesitar los mismos materiales que utilizamos en el lavado de genitales masculinos.

Vamos a tener nuestro protector de colchón, la palangana, las esponjas y un balde o recipiente con agua.

¿Cómo se debe de realizar el aseo intimo femenino?

Materiales

  • guantes desechables
  • cuña, palancana o jarra con agua caliente
  • empapadores
  • esponjas desechables o esponjas con jabón líquido
  • toallas

Protocolo

  1. Lavado de manos y seguido colocación de guantes.
  2. Comentarle al familiar la técnica y pedir que colabore (con cariño y dulzura).
  3. Descubrir la zona genital y tapar el resto del cuerpo con una sabana.
  4. Enjabonar la esponja perfectamente y  proceder con el lavado de genitales.
  5. Siempre hay que limpiar de adelante hacia atrás.
  6. En el lavado de genitales femeninos vamos a procurar abrir los labios mayores y asear perfectamente entre los labios mayores y los labios menores.
  7. Después de enjabonar, se procede a enjaguar con abundante agua. Es muy importante y hay que recordar, que no deben de quedar restos de jabón.
  8. Coger la toalla y secar perfectamente la zona, los pliegues, labios mayores y menores y el ano.
  9. Al terminar se retirara la palangana,  y todos los demás materiales que se hayan utilizado, incluido el protector.
  10. Colocar al adulto mayor en una posición cómoda.
  11. Si al mover a la persona, vemos que aún quedan residuos de agua, secaremos de nuevo la zona sin dejar nada húmedo.
  12. Y después de este procedimiento, colocaremos el pañal.

 

Aseo genital masculino

El aseo genital en hombre es una de las tareas independientes de la higiene común. Esta técnica requiere de una limpieza más completa de la zona del paciente después de la evacuación de fluidos, o antes de tomar muestras para urocultivo. También se realiza antes de hacer un sondaje vesical.

Este tipo de higiene no suele recibir a menudo la atención que precisa. Puede ser por desconocimiento, por falta de información o falta de interés. Esto puede llevar a unas consecuencias perjudiciales para el hombre.

Las infecciones y los problemas urologicos si no se lava bien las partes genitales del hombre, pueden aparecer en cualquier momento. El sudor acumulado puede producir hongos y bacterias si la higiene no es un «habito diario».

Consejos

  • Intentar lavar todos los días los genitales. Pene,testículos, escroto e ingles
  • Aclarar la zona con gran cantidad de agua, eliminando bien todo el jabón para que no se produzca escozor después del aseo intimo.
  • En los hombres que no se hayan hecho la circuncisión, retirar hacía atrás con suavidad el prepucio y hacer el lavado con algún gel intimo sin olvidar limpiar también el prepucio.
  • Si la persona suda mucho y por supuesto, con la supervisión del médico o urólogo, se le puede aplicar polvos de talco para evitar los hongos en la zona. Siempre por fuera del pene.
  • Es importante secar bien la zona con toallas o compresas. Muy importante, no utilizar la misma toalla o compresa para secar otras partes del organismo.
  • Algo que viene muy bien, es utilizar ropa interior de algodón.
  • Algo que se debe de evitar es utilizar perfumes o lociones para el cuidado intimo.

 

¿Cómo realizar el aseo genital masculino?

Materiales

  • guantes desechables
  • cuña, palancana o jarra con agua caliente
  • empapadores
  • esponjas desechables o esponjas con jabón líquido
  • toallas

 

Protocolo

  1. Lavarse las manos y ponerse los guantes.
  2. Mantener y observar que se cumplen las observaciones generales para las técnicas de higiene especialmente en lo que se refiere a la intimidad del paciente.
  3. Explicar al paciente la técnica y pedir su colaboración.
  4. Dejar al descubierto la zona genital cubriendo el resto del cuerpo.
  5. Colocar la cuña debajo de los glúteos.
  6. Posicionar al paciente en posición ginecológica de encamado, decúbito supino con las piernas flexionadas y abiertas.
  7. Verter el agua templada sobre los genitales.
  8. Enjabonar el pene, los testículos y el periné, la región perianal y el pliegue intergluteo. Si el paciente no está circuncidado, retraer el prepucio y limpiar el glande realizando movimientos circulares desde el meato hacia fuera. Utilizar una esponja o torunda exclusivamente para ello.
  9. Aclarar con abundante agua y secar suavemente.
  10. Colocar el prepucio en su posición original.
  11. Retirar las cuña tapándola con un empapador si es necesario.
  12. Acomodar al paciente y arreglar la ropa de cama asegurándonos de que no se ha mojado.
  13. Poner el pañal.
  14. Anotar las posibles incidencias.

 

Cerrar menú
Cerrar panel